Seguridad Del Tratamiento Del Conducto Radicular

Smiling man

La relación de nuestros dientes y boca, con la buena salud general es indiscutible. Endodoncia desempeña un papel crítico en mantener una buena salud oral eliminando infección, dolor y preservando la dentición natural.

Una de las responsabilidades claves de cualquier dentista es tranquilizar a los pacientes que están preocupados por la seguridad del tratamiento endodóntico de que su bienestar general es una prioridad. El sitio web de la Asociación Americana de Endodoncistas (www.aae.org) es el mejor lugar para que pacientes ansiosos obtengan información completa sobre la seguridad y la eficacia de de la endodoncia y de los tratamientos de conducto.

Si bien mucha información está disponible on-line a través de la AAE y de otros recursos confiables, a veces llegan pacientes en el consultorio dental con desinformación. Esto ha ocurrido con la  ampliamente desacreditada “teoría de la infección focal” en endodoncia, introducida en los tempranos 1900s. En la década de 1920, el Dr. Weston Price A. presentó una investigación sugiriendo que las bacterias atrapadas en los túbulos dentinarios durante el tratamiento de conductos radiculares podrían “fugarse” y causar casi cualquier tipo de enfermedad sistémica generativa (por ejemplo, la artritis, enfermedades del riñón, corazón, sistemas: nervioso, gastrointestinal, endocrino y otros). Esto fue antes de que la medicina entendiera las causas de dichas enfermedades.

El Dr. Price abogó por la extracción de dientes — el procedimiento dental más traumático — por sobre un tratamiento de endodoncia. Esta teoría dio lugar a una era aterradora de extracciones dentales para el tratamiento de la enfermedad sistémica o como medida profiláctica contra futuras enfermedades. Las técnicas de investigación del Dr. Price fueron criticadas en el momento que fueron publicadas, y por los años 30, un número de estudios bien diseñados usando las técnicas más modernas de investigación han desacreditado sus hallazgos.

Décadas de investigación han contradicho los hallazgos del Dr. Price desde entonces. En 1951, la revista de la Asociación Dental Americana publicó una edición especial de revisión de la literatura científica y cambió el estándar de la práctica de regreso al  tratamiento endodóntico de dientes con pulpa no vital en casos donde el diente puede ser salvado. La JADA repasó las técnicas de investigación del Dr. Price desde la década de 1920 y señaló que carecían de muchos de los aspectos de la investigación científica moderna, incluyendo la ausencia de grupos de control adecuado como así también la inducción de una dosis excesiva de bacterias.

Las investigaciones más recientes siguen apoyando la seguridad del tratamiento dental en lo que atañe a la salud sistémica en general. En 2007, la American Heart Association actualiza sus directrices sobre la prevención de la endocarditis infecciosa, disminuyendo drásticamente las indicaciones para la pre medicación en casos de procedimientos odontológicos y excluyendo los tratamientos de endodoncia de procedimientos dentales que requieren pre medicación. En abril de 2012, la AHA no encontró ninguna evidencia científica que vinculara enfermedad periodontal y enfermedad del corazón, concluyendo que la enfermedad cardíaca y la enfermedad periodontal a menudo coincidentemente ocurren en la misma persona debido a factores de riesgo comunes tales como fumar, la edad y la diabetes mellitus.

Décadas de investigación contradicen las creencias de los proponentes de “infección focal”; No hay  válidas pruebas científicas que vinculen dientes tratados endodónticamente y enfermedad sistémica. Sin embargo algunos pacientes aún escuchan hablar esta teoría ya largamente disipada.

Doctor addressing the patient

A los dentistas se le pide que utilicen las siguientes pautas con los pacientes que indagan sobre una conexión entre el tratamiento del conducto radicular y enfermedades: 

  • Reconocimiento de las preocupaciones del paciente; destacando que una salud óptima es la meta para cada paciente dental.

  • Proveer al paciente con información escrita sobre el tratamiento endodóntico y hablar de ello. El AAE tiene una variedad de folletos educativos para pacientes, disponibles para su compra (www.aae.org/onlinestore).

  • Proveer al paciente información de la Página Web de AAE sobre mitos comunes del conducto radicular: 
    www.aae.org/patients/treatments-and-procedures/root-canals/myths-about-root-canals-and-root-canal-pain.aspx#2.

  • Indicar que el paciente está en control de su propia decisión de seguir adelante con cualquier procedimiento dental y reiterar el compromiso para con la más alta calidad de atención odontológica.

References